top of page

Dolor de Pecho. ¿Cuándo es un síntoma de advertencia?

Actualizado: 21 ago 2021



¿Sabías que en México, alrededor de 200 personas mueren diariamente a causa de un Infarto del Corazón? ¿Y sabes qué es lo que llama la atención de esto? Que la gran mayoría de las personas que han sufrido de un ataque cardiaco como lo es el Infarto, tardaron alrededor de cinco horas en acudir al médico para su revisión.


Muchas han sido las causas que se han enumerado por las cuales las personas se retrasan en acudir al médico para su atención cuando están padeciendo de un Infarto en nuestro país, sin embargo, sobresale el hecho de que un poco más de la mitad de estas personas, no tenían un conocimiento claro acerca en cómo identificar un ataque al corazón de ésta naturaleza por el hecho de tener un concepto erróneo en la identificación de lo síntomas de éste padecimiento.


Médicos investigadores del Instituto del Corazón del Cedars Sinai, en Los Ángeles, California, demostraron que un Infarto del Corazón avisa aproximadamente entre 30 y 40 días antes de que el episodio se presente. Ellos lograron identificar que el dolor de pecho o angina, palpitaciones y dificultad para respirar o disnea, son los principales malestares que las personas aquejan días antes de que un ataque cardiaco aparezca. Por lo tanto, ¿cómo saber que el dolor de pecho que me aqueja es realmente una Angina de Pecho que me está advirtiendo de que algo malo pasa con la salud de mi corazón?


La Angina de Pecho es un síntoma o malestar que está indicando que el corazón no está teniendo adecuada irrigación de sangre en sus paredes musculares por parte de sus arterias llamadas Coronarias, advirtiendo entonces, que de no atenderse éste síntoma, puede culminar en un Infarto del Corazón. Este malestar fue adecuadamente descrito por el médico londinense William Heberden en 1768 como un "desorden en el pecho, de sensación opresiva o de estrangulamiento, como si fuera a extinguir la vida, el cual se puede extender hacia el brazo izquierdo y en algunas otras ocasiones también hacia el brazo derecho". Además, este malestar o dolor, puede o no, estar acompañado de otros síntomas como son la sensación de "falta de aire", "respiración agitada" o disnea, sudor "frío" que puede mojar la cara, el cuello, el pecho o la espalda, palidez, tos, palpitaciones, mareo o sensación de desmayo. La Angina de Pecho, cuando se presenta, también se puede sentir cómo esta se recorre hacia el cuello, espalda o hacia la "boca" del estómago, confundiéndola en algunas ocasiones como una "gastritis" e inclusive como "dolor de muelas". Puede la Angina ser exacerbada por actividades físicas como el caminar, correr, bailar, etc., aparecer estando en reposo e inclusive interrumpir el sueño durante la madrugada.


Ante la gran variedad de manifestaciones o síntomas clínicos que la Angina de Pecho puede tener al momento de su aparición, hace que muchas veces sea inadecuadamente identificada por el paciente, lo que puede provocar entonces el retraso en acudir al médico para su evaluación y diagnóstico.


Para orientar mejor al paciente y al propio médico en el reconocimiento y diagnóstico de la Angina de Pecho, el Dr. George A. Diamond, a través de un análisis de probabilidad estadística, propuso identificar tres principales características asociadas al dolor de pecho, que de estar todas ellas presentes, nos hacen pensar inmediatamente que ese dolor se trata de Angina de Pecho Típica:


a) El malestar comienza a aparecer en el centro del pecho. Así es, el malestar o dolor de pecho tiene que aparecer en el centro del pecho y se comienza a recorrer hacia los hombros o hacia el lado izquierdo del pecho, hacia el brazo izquierdo o derecho o también, ya sea hacia el cuello o hacia la boca del estómago. En ocasiones, el malestar puede comenzar en el lado izquierdo del pecho, pero necesariamente, según el modelo del Dr. Diamond, éste se tiene que expandir gradualmente hacia el centro del pecho. En este modelo no se hace referencia al tipo de sensación del malestar que se tenga. El malestar puede ser de sensación opresiva, ardorosa, aplastante, compresivo, etc.


b) El malestar es exacerbado por actividad física. El malestar o dolor es precipitado o desencadenado por una actividad física. En el modelo tampoco se hace referencia al grado de intensidad de la actividad. Si bien es cierto que con frecuencia la Angina se desencadena por actividades como el correr, andar en bicicleta, el bailar, nadar, caminar cuesta arriba, saltar o cargando algún objeto, también el dolor puede ser desencadenado en ocasiones con actividades mínimas como el bañarse, lavar platos, el pujar entre otros. Finalmente, sea de alta o baja intensidad, el malestar tiene que ser desencadenado por cualquier actividad física.


c) El malestar o dolor comienza a aliviar al interrumpir la actividad física que lo exacerbó o tras la administración de medicamento "anti-anginoso". Efectivamente, el malestar o dolor, en cuanto se interrumpe la actividad física que lo precipitó o "despertó", comienza inmediatamente a aliviar hasta desaparecer. El tiempo que tarda en aliviar o mejorar el malestar en el pecho, va entre los 30 segundos y 10 minutos después de haber detenido la actividad que lo exacerbó, logrando desaparecer totalmente antes de los 30 minutos. Algunas personas, que ya se conocen con problemas cardiacos que les producen Angina, habitualmente cargan con medicamentos "anti-anginosos"como lo es la Nitroglicerina o Isosorbide. Tras la administración de éstos fármacos, el malestar o dolor comienza también a mejorar o aliviar, habitualmente en menos de 5 minutos hasta su total desaparición en menos de 30 minutos.


Acorde entonces el modelo del Dr. Diamond, si el malestar del pecho cumplió cabalmente con éstos tres criterios previamente descritos, la probabilidad de que las arterias coronarias del corazón estén obstruidas por "sarro de colesterol", es del 93%. Sin embargo, también es verdadero que el malestar en el pecho que perciben algunas personas, no necesariamente cumplen totalmente con los criterios de Angina de Pecho Típica propuesto por el Dr. Diamond, ya que el malestar puede aparecer no necesariamente exacerbado por una actividad física, o iniciar en el centro del pecho o aliviar dentro de los tiempos previamente descritos. Según el mismo médico, si el malestar cumple con dos de los tres criterios, el malestar debe entonces catalogarse como Angina de Pecho Atípica, con una probabilidad de obstrucción de las arterias coronarias del 67%, motivo por el cual, a éste tipo de pacientes también tendrán que ser meticulosamente estudiados por su Médico Cardiólogo. Sin embargo, si el malestar torácico solamente cumple con un criterio de los previamente descritos, el diagnóstico será de Dolor Torácico No Anginoso, descartando la posibilidad de que dicho malestar se trate de Angina de Pecho, con una probabilidad de que las arterias coronarias se encuentren obstruidas en aproximadamente el 24%.


Si eres una persona que aqueja de dolor de pecho y sospechas que pueda tratarse de Angina de Pecho, acude entonces con tu Médico Cardiólogo de preferencia para que pueda él examinarte, realizarte los estudios pertinentes y proponerte el mejor tratamiento que necesita tú padecimiento a fin de evitar complicaciones cardiacas más graves. En CorSaní, contamos con personal médico calificado en el Área de Cardiología y tecnología médica para el adecuado diagnóstico y tratamiento de la Angina de Pecho. Puedes venir y solicitar una cita con nosotros. Nuestras asistentes médicas estarán para atenderte.





191 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page