top of page

Ansiedad y el descontrol de la presión arterial


Ansiedad
Ansiedad y preocupación

¿Ha notado últimamente dolores de cabeza, sensación de agotamiento, dificultad para conciliar el sueño o mantenerlo? ¿tiene dolor punzante en el pecho o sensación de desesperación? Ha observado Usted que cuando ha llegado a sentirse de ésta manera, sus cifras de presión arterial ¿son más altas? ¿Se siente agobiado cuando tiene estos síntomas?¿Tiene Usted la incertidumbre de si estas molestias le están indicando la presencia de algún problema de salud cardiovascular grave?


La Ansiedad es un estado emocional o psicológico que podemos padecer las personas al encontrarnos en un entorno considerado como amenazante hacia nosotros mismos, generando en el organismo humano un estado de alerta que nos permite defendernos de la situación que ha desencadenado dicho sentimiento. Gracias a las Ansiedad, nosotros podremos estar dispuestos a intervenir a fin de enfrentar los riesgos y amenazas que la han despertado, obligándonos a empujarnos a nosotros mismos y tomar acciones como huir, atacar, afrontar, adaptarse, neutralizar, etc., a fin de que dichas amenazas se minimicen o definitivamente no se produzcan.


Muchas cosas en la vida nos pueden generar Ansiedad por el peligro de causarnos algún daño físico tales como un asalto, un terremoto, un accidente automovilístico, entre otros. Sin embargo, también existen sucesos en la vida que no son tan tangibles y que nos generan peligro como el que viene dado por la obstaculización de realizar algún deseo o proyecto importante para nosotros o también por la amenaza de degradar nuestro estatus económico o logros previamente ya conseguidos. Así mismo, la Ansiedad también puede ser resultado de obsesionarnos con el deseo de obtener lo que no se tiene y conservar lo que no nos pertenece del todo.


Este mecanismo psicológico, como muchas cosas en la vida, es bueno, ya que no representa un problema real para la salud, sin embargo, cuando este sentimiento ansioso se produce de forma repetitiva y alterada, entonces sí, se convertirá en un problema de salud real para nuestro pensamiento y organismo, ya que nos generará, psicológicamente hablando, un estado de preocupación persistente, aún cuando no exista alguna causa o acción de nuestras vidas que verdaderamente la justifique, percibiéndose entonces un miedo excesivo sobre asuntos diversos el cual se puede prolongar hasta por seis meses o más, llamándose a este padecimiento como Trastorno de Ansiedad Generalizada.


El Trastorno de Ansiedad produce entonces alteraciones en el pensamiento de las personas tales como:


  • Preocupación persistente por asuntos que son desproporcionados en relación a algún acontecimiento que ha aparecido en nuestra vida diaria.

  • Pensamiento pesimista excesivo sobre las cosas y en los planes o soluciones que resuelvan dichas acciones.

  • Percepción falsa de situaciones amenazantes cuando en realidad no lo son.

  • Dificultad de la persona para resolver o lidiar con situaciones que le están generando incertidumbre.

  • Miedo a tomar la decisión equivocada.

  • Incapacidad para dejar de lado u olvidar una preocupación.

  • Dificultad de la persona para alcanzar una actitud relajada que se acompaña de una sensación de nerviosismo o de sentirse al límite de las cosas.

  • Pérdida en la capacidad de concentrarse o sentirse con la “mente en blanco” de manera constante.

Por otro lado, también el Trastorno de Ansiedad, puede generar malestares físicos y que no precisamente, traduzcan mal funcionamiento o enfermedad grave del sistema u órgano afectado. Los malestares pueden ser los siguientes:

  • Sistema Nervioso: Dolor de cabeza, insomnio o trastornos del sueño, temblor, sobresaltos, irritabilidad, visión borrosa, sensación de hormigueo o comezón en cabeza o brazos.

  • Sistema Muscular y Esquelético: Dolores musculares o contracturas, debilidad.

  • Sistema Digestivo: Trastornos en el apetito, náusea, vómito, dolor abdominal, estreñimiento o diarrea.

  • Sistema Cardiovascular: Dolor en el pecho, agitación, suspiros, palpitaciones, taquicardia, sudoración fría en cara y manos, desvanecimiento, entre otros más.

Y sí, la Ansiedad, también genera trastornos de la presión arterial, provocando, en la gran mayoría de las veces, elevaciones serias en las cifras de presión a tal grado de provocar Crisis Hipertensivas que motivan a las personas, sean sanas o hipertensas, a acudir a los Servicios de Urgencias Médicas de los diferentes Hospitales para su atención rápida y control de la misma ante la preocupación justificada de un ataque cardiaco o cerebral agudo.


Sin embargo, también es un hecho, que la gran mayoría de las personas confunden a menudo los síntomas de la Ansiedad con posibles síntomas de Hipertensión Arterial Sistémica, dándole mayor prioridad al tratamiento de la presión por su descontrol, cuya elevación es por lo regular transitoria y sin consecuencias graves en la salud, que el tratar adecuadamente el Trastorno de Ansiedad Generalizada que provoca el descontrol frecuente de la Presión Arterial Alta además de los síntomas cardiovasculares que ésta produce.


Si Usted es una persona que considera que sufre de síntomas cardiovasculares o descontrol de su presión arterial de manera frecuente y tiene la duda de si es un posible trastorno de Ansiedad la causa de éstos, acuda con su Médico Cardiólogo de cabecera a fin de evaluar sus malestares el cual, seguramente, le realizará una adecuada historia clínica, exploración física, además de solicitarle estudios de laboratorio y de gabinete cardiaco pertinentes que permitan establecer si sus síntomas son producto de algún padecimiento serio propio del corazón y de la presión arterial o simplemente son manifestaciones de un estado ansioso.


En CorSaní contamos con amplia experiencia en el diagnóstico y tratamiento de las Enfermedades del Corazón y de la Presión Arterial. Solicite una cita con nosotros y juntos busquemos la causa de sus malestares cardiovasculares que actualmente le aquejan. Contamos con estudios de gabinete cardiaco tales como electrocardiograma, ecocardiograma, grabadora Holter y MAPA de presión arterial con los cuales nos podremos auxiliar en el diagnóstico adecuado de sus síntomas.

121 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page